Por mucho que nos cueste de creer hay personas que no sólo mastican los chicles si no que también los tragan. Este mal hábito más propio de los niños pequeños tiene fama de ser peligroso e incluso mortal. ¿Pero de verdad es tan peligroso tragarse los chicles?

Para comenzar hay que aclarar que ciertamente la goma de los chicles es insoluble, es decir, el sistema digestivo del cuerpo humano no puede descomponer dicha goma. De hecho gracias a esto podemos masticar los chicles durante horas sin que se deshagan. A partir de este hecho se ha construido la leyenda urbana de que al tragar Chicle este se quedará pegado en las paredes de tu estómago pudiendo llegar a provocar la muerte por culpa del entaponamiento producido.

Pero no hay que preocuparse, las paredes del sistema digestivo son muy deslizantes y resulta extremadamente difícil que se pueda pegar un chicle en ellas. Así que podemos destapar este mito y decir que es falso.

¿Cuál es el origen de este mito?

Entaponamiento de chicle

Posiblemente el origen de esta Leyenda Urbana se lo debamos a los millones de padres y madres que para evitar que sus hijos se traguen los chicles contaban las historias más disparatadas sobre las posibles consecuencias de hacerlo. Y ya se sabe que las “verdades” de los padres son profúndamente interiorizadas por los niños y estas van evolucionando conforme se van transmitiendo.

Entonces ¿Es peligroso masticar y tragar chicle?

Peligroso en si, no es, pero tampoco es aconsejable ya que no está hecho para ser tragado, para eso ya existen otros tipos de caramelos. 

Como curiosidad cabe destacar que algunos estudios de prestigiosas universidades han demostrado que masticar chicle es muy beneficioso. Estimula la memoria, la concentración y la atención y además reduce el estrés y la ansiedad. De hecho el ejército americano suministraba chicles a los soldados de la Segunda Guerra Mundial para evitar estrés y potenciar su concentración.

Ahora ya lo sabes, a masticar chicle…¡pero sin tragarlo!

 

3 COMENTARIOS

  1. no es falso, yo de niña casi morí por ello. No porque sea difícil o infrecuente, eso no ocurre. No den chicles a sus niños.

    • M.Paz me resulta bastante increíble tu comentario, dado que yo tragaba los chicles muy comúnmente cuando era niño y nunca me pasó nada. Estoy seguro de que estas en un error o mintiendo simplemente.

Deja una respuesta